Las 5 formas en las que puedes imprimir tus bolsas y mochilas personalizadas

serigrafia

Las bolsas y mochilas personalizadas son un reclamo publicitario cada día más utilizado por pequeñas empresas para atraer a nuevos clientes y dar a conocer la marca. Es una forma rápida de captar clientela en un negocio nuevo o de consolidar una marca.

Hoy en día es obligatorio comprar las bolsas en los negocios y supermercados, y las bolsas de plásticos están llamadas a desaparecer. Un negocio que imprima y regale sus propias bolsas de tela está realizando una doble acción. Por un lado está fidelizando a un cliente, al proporcionarle una bolsa práctica y de calidad  con la que poder realizar sus compras del día a día, no solo en su negocio, si no en los locales habituales donde el cliente haga la compra. Por otro lado, este mismo cliente ejercerá un a labor publicitaria, paseando la bolsa con su compra cada día.

Las bolsas de calidad personalizadas con el logotipo de la tienda se pueden considerar una inversión a medio plazo más que un gasto necesario.

 

Otro punto a explorar es el uso de mochilas personalizadas. Las mochilas son utilizadas para multitud de funciones diarias: transportar la ropa y materiales del gimnasio, las toallas y ropa de la playa o piscina, llevar zapatos de repuesto en el coche, muda limpia a la oficina o puesto de trabajo para emergencia, etc, etc. Una mochila de calidad con el logotipo de la empresa, al igual que las bolsas personalizadas, son un plus publicitario.

 

bordados

De qué forma se pueden personalizar bolsas y mochilas

Existen muchas técnicas de impresión textil de calidad para ser aplicadas sobre bolsas o mochilas de tela. Las más usadas son las siguientes:

 

Serigrafía

La serigrafía es la técnica de estampación textil  más conocida y posiblemente, la técnica la favorita tanto de empresas como de diseñadores para personalizar material textil, ya que se pueden llegar a conseguir resultados espectaculares.

La impresión mediante serigrafía se realizan a partir del paso de tinta por una malla tensada en una pantalla. En el caso de la tela, se estampan color por color, directamente sobre las prendas.

La serigrafía textil es una técnica ancestral, ya usada en la antigua China, aunque la cosa ha cambiado y hoy en día está asistida por máquinas, mediante un proceso que no deja de ser artesanal. Los diseños tienes que ser retocados por especialistas para adecuarlos y poder crear los fotolitos y las pantallas. Los colores se realizan a mano y las prendas o bolsas a serigrafiar tienen que ser enfundadas una a una.

Los 3 elementos fundamentales que tienen cabida en el proceso de serigrafía son los fotolitos, las pantallas y las tintas. Estos elementos determinarán en última instancia el gasto técnico del trabajo a realizar, ya que cuantos más colores tenga el diseño en cuestión, más fotolitos, pantallas y tintas entrarán en juego, y mayores serán los gastos de producción.

Lo realmente interesante de esta técnica es que  las prendas impresas no necesitan ser lavadas de una forma especial. Agua templada y jabón poco abrasivo es más que suficiente para garantizar una larga vida. Eso si, no se debe planchar la impresión por encima o se te quedará pegada a la plancha, hay que hacerlo por la parte trasera de la prensa, bolsa o mochila.

Bordado

El bordado se caracteriza por la alta calidad de sus acabados y por la resistencia de las personalizaciones. Es sin duda alguna el sistema más adecuado para añadir valor a vuestras prendas publicitarias, ya que perdurarán años en perfecto estado.

Muchos negocios optan por esta técnica habitualmente, como por ejemplo centro deportivos, las universidades y academias, los diseñadores profesionales, organizadores de eventos de prestigio y empresas que apuestan por la calidad en el vestuario de sus empleados.

Existen generalmente dos tipos de bordados personalizados: los bordados clásicos y los escudos bordados termoadhesivos. Estos últimos son parches termoadhesivos, ideales para equipaciones de deporte, centros deportivos o diseñadores profesionales.

 

Impresión digital directa

La impresión digital directa es una técnica rápida usada normalmente en pedidos pequeños, ya que a diferencia de la serigrafía, no necesita la preparación previa de fotolitos, pantallas y tintas de las que antes hemos hablado. En esta técnica, una impresora textil de última generación estampa directamente sobre las camisetas, bolsas o mochilas.

La principal ventaja de esta técnica es que permite tiradas pequeñas, el resultado es de alta definición y como colores complejos, los plazos de entrega son normalmente muy reducidos y el tacto del estampado es muy agradable, sobre todo en prendas blancas.

 

Transfer serigráfico

bolsas personalizadasEn la técnica del transfer serigráfico, como su propio nombre indica, se combinan técnicas de marcaje de serigrafía y de transfer. Mediante serigrafía, se imprime en primer lugar el diseño en un papel siliconado. Más adelante, se transfiere este diseño estampado en el papel al producto textil deseado mediante calor, ya sean camisetas o sudaderas, bolsas de tela, mochilas publicitarias, etc.

A favor de esta técnica podemos destacar que permite realizar muchas repeticiones sin unos costes fijos por cada una. Además ofrece un mayor contraste en los acabados que los que se consiguen con la serigrafía clásica.

En su contra están los costes, algo más elevados que en la serigrafía normal y que los plazos de entrega se suelen demorar un poco más. Son pro y contras que tenemos que tener en cuenta a la hora de decidirnos por esta técnica.

 

Transfer digital

Por último hablaremos del transfer digital. Esta técnica es cada vez más popular entre los negocios, ya que es posible imprimir a todo color diseños complejos como fotografías, degradados, etc.

En este proceso, el diseño a transferir se imprime primero sobre un soporte de vinilo blanco o transparentes con un plotter de impresión y de corte. Este plotter utiliza normalmente unas tintas especiales, mucho más resistentes que las tintas tradicionales, permitiendo incluso lavados a máquina.

En primer lugar se prepara el diseño con un software que trabaja con archivos vectoriales, es decir, archivos que no se deforman al cambiar su tamaño. En esta primera fase, se indican con unas líneas los lugares de corte del plotter, para que se pueda separar posteriormente la parte impresa de la parte blanca que sobra. Una vez preparado el fichero se manda imprimir con un programa especial de impresión.

Tras finalizar el proceso de impresión y corte, se eliminan las zonas no impresas con unas pinzas especiales de forma manual. El resultado tras la eliminación del vinilo sobrante será el diseño que queramos estampar sobre la prenda textil.

El último paso de esta técnica será transferir este diseño térmicamente  a la prenda mediante un planchado especial.

A favor podemos decir que permite estampar fotos de alta calidad y en diferentes tipos de materiales. Además es idóneo para tiradas cortas. En su contra, es más caro que otros métodos de estampación y no se puede planchar posteriormente sobre la zona de diseño. Cuidado con esto.

 

 

Be the first to comment on "Las 5 formas en las que puedes imprimir tus bolsas y mochilas personalizadas"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*