El pintor Emilio Fernández-Galiano dona un retrato de Felipe VI al Ayuntamiento de Sigüenza

1531724021_Donacion_Emilio_Fernandez_Galiano

Desde el viernes, luce en el Salón de Plenos de la Casa Consistorial. No es la primera vez que el artista muestra su generosidad con la ciudad. El 29 de julio de 2011 donó igualmente un retrato del rey Juan Carlos I, que también puede admirarse ahora en la misma sala junto a obras adquisición del Concurso Fermín Santos, e incluso algún original del genio de Gualda

 

“Algo haremos”. Eso es lo que había dicho siempre el pintor seguntino Emilio Fernández-Galiano al respecto de la donación de un cuadro del Felipe VI al Ayuntamiento de Sigüenza. El pasado mes de noviembre, precisamente durante el fallo del Concurso de Pintura Fermín Santos, concretó la fecha. Ayer, el artista cumplía su palabra con la ciudad.
En un acto que tenía lugar en el salón del Plenos del Ayuntamiento de Sigüenza, el artista, junto con el alcalde de Sigüenza, su amigo José Manuel Latre, descubría un magnífico retrato del rey, que ya luce en la sala. Fue el regidor seguntino quien se encargó de presentar la donación, y glosar la figura del pintor. Emilio Fernández-Galiano estudió para abogado, pero a él, lo que le tiraba era el arte. A su padre Antonio Fernández-Galiano, no le convencía que un joven Emilio se dedicara a los pinceles y estudiara Bellas Artes, pero encontró la mejor aliada en su madre, que había hecho sus pinitos con óleos y acuarelas. “No tuvo un buen comienzo”, señaló con humor Latre revelando una anécdota de la infancia del pintor, puesto que “según él mismo ha contado en alguna ocasión, de niño le correspondió una caja de pinturas en un sorteo, que cambió por una bolsa de caramelos”.

Emilio Fernández-Galiano nació en Madrid, pero tiene sangre de Marchamalo, de Cifuentes, “y de Sigüenza, porque los seguntinos, como dice Chani, son como los de Bilbao, nacen donde les da la gana”, dijo Latre, que subrayó el carácter afable del pintor, “siempre de buen humor”, y lo destacó como “gran conversador” y “amigo de sus amigos”. En cuanto a sus cualidades como artista, el alcalde de Sigüenza señaló que “es un retratista y paisajista único que, por provenir del mundo de la caricatura, también añade las adecuadas dosis de humor a su obra”, destacó entre sus referentes pictóricos a Velázquez, Antonio López, Sorolla o Goya, y dibujó en su discurso los colores icónicos del pintor: el azul real, el blanco y el amarillo mostaza. Emilio Fernández-Galiano ya donó, hace casi exactamente siete años, el 29 de julio de 2011, un cuadro del ahora rey emérito, Juan Carlos I. “Hoy nos hace entrega de un original retrato de su hijo, Felipe VI, que simboliza los principios de libertad y de sentido de la nación. Es el mejor regalo que nos podías hacer”, le dijo Latre, recordando además su generosidad no solo con el Ayuntamiento, sino con las asociaciones y en general con la ciudad del Doncel. “Te pedimos, Emilio, que sigas pintando Sigüenza, sus paisajes, rincones y personajes. Te estaremos eternamente agradecidos”, terminó el alcalde.

Tomó la palabra entonces Emilio Fernández-Galiano. “Utilizo el arte para conmover, para compartir e intentar emocionar”, dijo como declaración de intenciones. Sobre el original retrato y la composición que ha elegido para Sigüenza, el artista afirmó que “he querido hacer una semblanza moderna del rey -Felipe VI está trabajando, en mangas de camisa, sin boato ninguno- y recordar, de paso, que las monarquías parlamentarias europeas van bien ya quisieran algunas repúblicas- con la ventaja de que el jefe del estado no pertenece a ningún partido político. En resumen, el cuadro pretende reflejar la monarquía moderna, en un país moderno y en una gran ciudad, como es Sigüenza”.

A continuación, el pintor explicó su gesto. “Me gustan las tradiciones. En esta vida, que pasa a toda velocidad, y más últimamente, a veces es bueno parar y echar el ancla”, por eso, y aprovechando la presencia de varios periodistas ilustres en la sala, recordó que sigue siendo bueno “leer en horizontal y no sólo en vertical, para formarse una opinión de las cosas”, idea que contrastó con la tendencia a entronizar las redes sociales, especialmente por parte de los más jóvenes.

Además, recordó que el de ayer no fue “un acto político”. “Si España fuera una república, hubiera pintado a su presidente; pero es una monarquía parlamentaria, y yo soy monárquico, entre otras cosas porque desde la transición hasta ahora hemos gozado del periodo más próspero y con más nivel de libertades de la historia de España, algo que también lo intento reflejar mediante este gesto”, añadió.

¿Por qué en Sigüenza? “En este sentido, el artista afirmó que la ciudad es un referente cultural y turístico y merece que su Salón de Plenos tenga algo más que una fotografía de Felipe VI”. Por último, Fernández-Galiano aprovechó la presencia mediática e institucional para “reclamar una ley de mecenazgo, que no ha sido aún aprobada por ningún partido político, y que considero muy necesaria, entre otras cosas para que sea más fácil adquirir arte a cualquier persona” y señaló que la donación es también “un homenaje a todos los alcaldes de Sigüenza, desde la transición democrática”.

Una vez se desveló el cuadro, el pintor desveló también un secreto, puesto que en uno de sus claroscuros, la obra esconde un perfil de El Doncel.

Acompañando a Emilio Fernández-Galiano, alcalde de Sigüenza y corporación municipal estuvieron decenas de personas, muchos de ellos amigos personales del pintor, entre los que se contaron la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, la congresista Silvia Valmaña, el senador Juan Antonio de las Heras o el alcalde de Guadalajara, Antonio Román, entre otras personalidades locales, provinciales, regionales y nacionales.

 

 

Be the first to comment on "El pintor Emilio Fernández-Galiano dona un retrato de Felipe VI al Ayuntamiento de Sigüenza"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*