Mirada al pasado; La linotipia

linotipistas-historia

En el año 1886, Ottmar Mergenthaler un relojero alemán, creo el primer prototipo de fundición, llamado Linotype en Nueva York. La máquina se puedo en funcionamiento entre periodistas y mecanógrafos para el New York Tribune. Uno de los primeros periódicos de los Estados Unidos que más tarde se fusionó con el New York Herald, rivalizando con el New York Time, que sigue en nuestros días siendo uno de los periódicos más importantes e influyentes.

Se cuenta que el dueño del New York Tribune, Whitelaw Reid, gritó asombrado a Ottmar “¡Lo ha hecho, ha hecho una línea de texto!” (Line of Type). Fue entonces cuando Ottmar bautizó e hizo conocer su invento a la prensa y al mundo con el nombre de Linotype.

Ottmar Mergenthaler tardó unos diez año en la fabricación de este primer prototipo que revolucionó la imprenta y la comunicación. Su Linotype fue el empujón en la forma de comunicarnos, la producción de tipografías, fue la gran revolución tras Gutenberg.

La linotipia, como se conoció en España, hizo propagar la información a mucha mayor velocidad de lo que se estaba haciendo hasta el momento, las noticias se podían crear con mayor rapidez en cuestión de horas y ser publicadas. Todo esto ayudo de una forma indirecta a la cantidad de libros y periódicos que se podían hacer, estimulando la alfabetización entre la comunidad.
Se creo un nicho laboral nuevo, el linotipista. Que posiblemente fue heredado de generación en generación, tras enseñar el ‘arte’ de las reglas ortotipográficas y de composición. En España, y seguramente en todo el mundo, el oficio de Linotipista pasaba de generación en generación y suponía un alto nivel de control sobre las reglas ortotipográficas y de composición.

La Octava maravilla del mundo

El funcionamiento era bastante complejo, cuando un linotipista pulsaba una tecla, descendía al componedor una matriz. (La matriz son pequeñas piezas normalmente de bronce en las que ésta grabada la forma de la letra y hace posible el relieve tipográfico) en seguida se ponía en marcha una serie de poleas, muelles, rodillos para liberar la matriz. Los espacios entre palabras eran de acero, Una vez compuesta la frase (línea) el transportador y el elevador situará el molde junto a un pistonazo de una aleación de materiales en su mayoría plomo, antimonio y estaño a una temperatura de 360º. Luego será reutilizado, separándola por otro elevador que guardará la línea mediante un sistema automatizado de su interior. Solo un relojero podría haber inventado tal máquina, que hasta el mismísimo Thomas Edison la catalogó “Octava maravilla del mundo” A día de hoy, las máquina de linotipia, se considera una curiosidad histórica, y elementos de museo. Algunas viejas imprentas, o periódicos conservan una por su valor histórico o emocional.

Os dejamos esta introducción a un excelente documetal sobre la linotipia Linotype The Film, muy interesante para aquellos que aman este mundo de la comunicación, el diseño y la tipografía:

Y en este otro video, vemos una de estas sorprendentes máquinas en funcionamiento:

Be the first to comment on "Mirada al pasado; La linotipia"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*